Los inversionistas que compran viviendas para alquilarlas han sido uno de los principales dinamizadores de las colocaciones de créditos hipotecarios en lo que va del año. Tal es así que el BBVA Continental ha desarrollado una banca específica para atender este nicho (SE 1622). Se trata de un mercado poco cubierto y con pocos productos inmobiliarios desarrollados específicamente para atenderlo, pero cuyas dimensiones ya lo hacen atractivo. Por eso, inmobiliarias como Armando Paredes han abierto divisiones específicas para incursionar en él.

Más grande de lo que se piensa

El negocio de compra para alquiler es especialmente atractivo en los distritos de ticket alto en Lima Moderna. “Es un nicho que no está muy estudiado profesionalmente, pero que es grande. Hace unos años ‘muestreamos’ su tamaño y nos sorprendimos. Si observas Miraflores, Barranco y San Isidro, la mitad de todo su stock construido está para renta”, dice Martín Bedoya, director ejecutivo de Edifica. “Es un mercado totalmente distinto al de venta y su atractivo está en que genera un flujo constante de ingresos para el inversionista”, explica Ricardo Arbulú, vicepresidente de la Asociación de Empresas Inmobiliarias (ASEI).

Hay dos tipos de negocio al que puede acceder el inversionista —detalla Arbulú—: el alquiler convencional de largo plazo o el de periodos cortos a través de plataformas como Airbnb. “En Airbnb los inquilinos pagan por adelantado, desocupan el inmueble sí o sí y con un promedio de 21 días de ocupación al mes se suelen lograr montos mayores que el ingreso mensual por alquiler tradicional. Por eso, hasta un 30% del mercado de alquileres está en esa plataforma”, asegura.

¿Qué tipo de productos?

“Quien compra para alquilar es menos exquisito. Lo esencial es tener un departamento que sea lo más eficiente posible en espacios de manera que el precio sea menor y que se complemente con áreas comunes de primera”, explica Bedoya. Junto a Arbulú, coinciden en que los productos ideales para renta son departamentos de uno o máximo dos dormitorios en Barranco, Miraflores, San Isidro o zonas aledañas.

Armando Paredes es una de las inmobiliarias que ha incursionado de lleno en el nicho de alquiler. “Pensamos que este mercado seguirá creciendo. Hace dos años creamos una unidad de renta inmobiliaria en la que somos propietarios de una parte importante del edificio y alquilamos las unidades, mientras que el resto lo vendemos a inversionistas para que hagan lo mismo. Este año completaremos 4,000 m2 alquilados y esperamos llegar a 40,000 m2 en cinco años”, detalla Thait Chang-Say, su director. Por ahora, van a la vanguardia.

Fuente: SemanaEconomica.pe